La siguiente comunidad de la que quiero hablar también se encuentra en Estados Unidos. Se trata
de Boulder, una ciudad ubicada en el Estado de Ohio; casi en la frontera con el Estado de Utah y
aproximadamente a unas 27.5 millas de Denver.

Para quienes estén interesados en profundizar en este ecosistema, el libro recomendado se llama
Startup Communities Building an Entrepreneurial Ecosystem in your City.” El autor de este libro se
llama Brad Feld. Es un excelente libro para quienes estén interesados en profundizar en aspectos
culturales del emprendimiento.

Boulder, Colorado tiene una población estimada de 104.175 residentes dentro de los cuales 36.430
son estudiantes de la Universidad de Colorado y resulta interesante saber que es la ciudad en
donde nació Techstars, una de las aceleradoras de emprendimiento más reconocidas a nivel
mundial.

Es increíble que una ciudad tan pequeña, y posiblemente desconocida para mucha gente, haya
sido la cuna de una institución tan importante dentro del mundo del emprendimiento. Sin embargo,
su historia, después de haber leído sobre ella, explica las razones.

Siguiendo con la tesis que planteé en los artículos anteriores

(https://aproa.co/sin-categoria/caso_israel-2/
https://aproa.co/sin-categoria/replicar_comunidades_o_crear_una_propia/), el propósito de estos
escritos es mostrar ecosistemas diferentes a los reconocidos para probar mi punto: sí es posible
crear un ecosistema propio, sin necesidad de replicar o imitar ecosistemas como el de San
Francisco o Nueva York.

Pues bien, en el caso de Boulder, Colorado la idea sí lo reafirma. La historia del emprendimiento en
esta ciudad no es muy antigua. Boulder ha tenido exposición al emprendimiento desde hace 50
años (especialmente a través de la Universidad de Colorado). No obstante, se puede hablar en
realidad de un ecosistema en proceso de articulación a partir del año 2000 1.

Según lo explica Brad Feld en su libro, la articulación en Boulder tuvo lugar con el asentamiento de
expertos emprendedores como él en esta zona, después del desastre de las Torres Gemelas en
Nueva York. Quienes emigraron a esa región de los Estados Unidos llevaron con ellos sus
experiencias y conocimientos para difundir sus ideas a través de la población de esta ciudad y esto
a su vez atrajo más desarrollo.


Hay muchos factores que hacen de Boulder un ejemplo a seguir. A pesar de esto, para efectos de
lo que pretendo expresar con mis artículos, creo que son cuatro los principales elementos:


El primero es un sentimiento muy grande de mentoría y colaboración. Como lo mencioné en
la introducción, se trata de una ciudad muy pequeña y eso permite que entre sus habitantes se
haya creado un sentimiento muy fuerte de comunidad y colaboración. En palabras de un
inversionista de dicha ciudad, los habitantes tienen una voluntad gigantesca para dedicar tiempo a
ayudar sus startups sin esperar nada a cambio.

El segundo elemento es la inclusión. Boulder es la ciudad que vio nacer Techstars y también el
lugar de residencia de muchos emprendedores exitosos de los Estados Unidos. Esto podría llevar
a pensar que Techstars y estos emprendedores manejan la comunidad de esa ciudad a su arbitrio.

Resulta que es todo lo contrario, allí no existen jerarquías, caciques u organizaciones cerradas que
aceptan a discreción a quienes quieren participar. En Boulder las oportunidades son para todos y quien entra es recibido con los brazos abiertos.

El tercero es articulación. El concepto de “comunidad” es algo que Boulder ha diseñado a partir
de un presupuesto fundamental: los líderes de la comunidad deben ser los emprendedores.
Gobierno, proveedores de capital y universidades son actores secundarios que suministran
insumos a la comunidad pero que no tienen un rol protagónico. Adicionalmente, cualquier
emprendedor puede ser líder a su manera, pues lo que importa es que la comunidad perdure en el
tiempo. Acá no hay un número 1, 2 o 3. Simplemente hay una comunidad.

El cuarto es no edificar alrededor del capital. Nuevamente, se trata de una comunidad pequeña
y los ojos de los proveedores de capital no están en ellos. Por eso la comunidad de Boulder tuvo
que desarrollarse en un entorno de poco acceso al capital. Sin embargo, eso no fue un
impedimento, fue una oportunidad. Al no haber capital, levantar rondas de inversión no era la
principal preocupación de los emprendedores. Su principal preocupación era solucionar dos cosas
más importantes, foco en el problema a solucionar y calidad. Como su foco era el producto,
crearon negocios sólidos y escalables, por lo que el capital llegó como consecuencia de eso.

La conclusión, y por ende el mensaje de este tercer artículo, se puede resumir entonces en tres
frases: (i) Un ecosistema sólido se construye mejor sobre la base de una colaboración y la
solidaridad. Permitir el acceso de nuevos participantes sin celos ni egos incrementa las
oportunidades; (ii) crear jerarquías y barreras de acceso solo benefician a quienes hacen parte de
lo que en Colombia conocemos como “rosca”; y (iii) el emprendimiento no gira en torno al capital,
es todo lo contrario. Es el capital el que gira alrededor del emprendimiento. Siempre va a existir
escasez de capital, pero si se crean proyectos sólidos y bien sustentados, la inversión va a
llegar.

________________

1 Tal como lo cuenta Brad Feld en su libro, antes de este periodo hubo una transición muy grande pues existía un
distanciamiento muy grande entre los diferentes actores dentro de la comunidad (emprendedores, capital, gobierno, universidades).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Buscar

Más Post

Compartir

ADD BANNER

La ayuda

que necesitas

para emprender